Las gafas donadas llegan a su destino :-)

Gracias a la donación de gafas de Sol del pasado verano, los trabajadores de la mina de sal en Etiopía ya tienen los ojos protegidos tanto del Sol cegador como de la sal que sale despedida al tallarla.

Tenemos noticias desde Etiopía! Hemos recibido fotos de los mineros usando las gafas donadas, felicidades y gracias a todos quienes lo habéis hecho posible, estamos muyyyyy contentas de haber contribuido a que personas que jamás han tenido acceso a las gafas de Sol puedan beneficiarse de sus ventajas mejorando un poco su jornada laboral en la mina de sal.

Y es que la mina de sal no está bajo tierra como otras minas, se trata de un desierto de sal, Lago Assale está en el desierto de Danakil, Etiopía. Aquí llegan caravanas de camellos, formadas por cientos de ellos que hacen el viaje a través del desierto hacia la gran mina de sal donde se tallan bloques de sal bajo un calor sofocante, siguiendo el mismo procedimiento artesanal que hace 2.500 años, cuando los artesanos de la reina de Saba venían a buscar la sal.

El Sol abrasador de Etiopía refleja en el suelo blanco cegando a los trabajadores. Otro problema es que al picar la sal salen granos en todas direcciones, pudiendo impactar sobre los ojos, ¿os ha entrado sal en los ojos alguna vez? como poco escuece y siempre está el riesgo en cualquier impacto de acabar en herida, infección…

La gafa de Sol aporta 3 cosas a estas personas: protección de los rayos ultravioleta del Sol (filtro UV), menor intensidad de luz y protección frente a los impactos… Tras una obvia reflexión, ¡cómo no participar en una recolecta de gafas abandonadas en los cajones de cualquier casa! ¡cómo no poner nuestro granito de arena como punto de recogida de quienes quieran donar sus gafas viejas o en desuso para esta buena gente!

Y así fue como clientes y seguidores de nuestro facebook nos trajisteis gafas de Sol para donarlas altruistamente, respondisteis al llamamiento solidario, MIL GRACIAS A LOS DONANTES por haber hecho posible enviar unas 200 gafas en 2017. Gracias a Carmen, conocedora de la problemática de estos trabajadores de la mina de sal en Lago Assale tras visitarla como turista y a quien ni pudimos ni quimos ignorar cuando nos lo contó. Carmen se ha encargado de hacerlas llegara a través de sus contactos con ONGs, quienes a su vez nos han enviado las fotos que estáis viendo.

¡GRACIAS DE NUEVO Y FELICIDADES!

Compartir es fácil...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *