¿Qué les pasa a mis ojos durante el embarazo?

Todos sabemos que el embarazo es la etapa donde el cuerpo de la mujer cambia y donde más se ha de cuidar a nivel físico. A pesar de que es el estado de máxima felicidad para una pareja, el cansancio de la mujer embarazada se agudiza a medida que el embarazo llega a término. De repente tenemos las piernas hinchadas, el olfato se nos agudiza, las digestiones son lentas, la piel necesita mucha hidratación y los cambios de humor son el pan de cada día…. Desgraciadamente, nuestros ojos no se libran de sufrir alteraciones visuales en este nuevo estado.

Lo que es habitual

  • Cambios en la graduación: debido a la retención de líquidos que existe en este periodo, la mujer embarazada puede notar que con sus gafas ya no ve bien. No hay que asustarse… La acumulación de líquidos también se produce en nuestra córnea y es la culpable de que existan pequeños cambios en la graduación habitual. En un principio, las graduaciones vuelven a ser estables 2 meses después de acabar con la lactancia materna. Por ello os recomendamos tener controlados estos pequeños cambios durante y después del embarazo.
  • Edema palpebral: o lo que es lo mismo, acumulación de líquidos en los párpados que provoca que nos cueste la apertura completa de los ojos. Para combatir esta hinchazón se recomienda eliminar el uso del maquillaje mientras exista la inflamación, eliminar de la dieta la sal (ya que favorece la retención de líquidos) y utilizar paños húmedos y fríos ya que pueden aliviar la inflamación.
  • Molestias con las lentes de contacto habituales: a consecuencia de que puede llegar a existir un cambio de curvatura en la cornea y/o un problema de cantidad y de calidad de lágrima. Los signos mas comunes que causan molestia en las mamas embarazadas y usuarias de lentillas pueden ser sequedad ocular, quemazón o sensación de un cuerpo extraño en los ojos. Para ello recomendamos eliminar el uso de las lentes de contacto y hacer uso de lágrimas artificiales.
  • Migrañas: los dolores de cabeza asociados con fotofobia (molestia extrema a la luz) también pueden ocurrir en esta etapa.
  • Valores más bajos de presión intraocular: habitualmente suelen darse unos 3mm de HG sobre los valores obtenidos antes del embarazo.

Lo que NO es habitual

  • Disminución significativa de la visión, ver manchas, visión borrosa continua o temporal y/o ver doble. Todo ello puede ser un signo de una existencia de una patología visual, un signo de preeclamsia (hipertensión arterial en el embarazo) y/o una manifestación de diabetes gestacional que puede desencadenar una retinopatia diabética.

Desde óptica balmes te dejamos una serie de cambios habituales de tu salud visual que debes tener en cuenta en esta etapa para que así tu visión sufra lo menos posible. Por ello te recomendamos un examen visual durante el embarazo. Recuerda que lo principal es la salud de la mamá y del bebe, así que no dudes en consultar con tu oftalmólogo y con tu ginecólogo si existen signos de alarma en tu visión que hacen indican que hay algo que no funciona bien.

Compartir es fácil...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *